Carta de de agradecimiento del doctor Edgar Salomón responsable médico de LINCECI

Liga Nacional Contra el Cáncer Infantil cobra vida para ayudar a los que más lo necesitan

LINCECI desde el acrónimo al nombre « LIGA NACIONAL CONTRA EL CÁNCER INFANTIL» Desde el nacer al trascender.

LINCECI en el día a día,  es la montaña conformada por el cúmulo  de esfuerzos,  la esperanza, el desafío, la permanente y eterna lucha entre el estar vivo y no estar vivo, el cómo tratar de explicar  esto a un niño   ante su silencio pero atenta mirada. Intentar explicarle el por qué de tantos tubos y manguerillas que ingresan líquidos a su cuerpecito y que le hacen sentir peor.

Ante todos los interrogantes, LINCECI cobra vida. Representa  la espada cual prolongación del brazo  articulado de un guerrero  que

enfrenta al enemigo. Su enemigo, el cáncer,  con sus aliados, la pobreza, la infancia. Esta fusión de variables son devastadoras, parecerían ser invencibles.

Ante la desesperanza, la esperanza, ante la oscuridad, la luz.

LINCECI, se gestó hace no mucho, años atrás, pero siendo sinceros, en ese momento no llegamos a imaginar cual sería todo su alcance. A LINCECI la podemos definir como una organización de soporte, que ha podido crecer, evolucionar.

Hoy a través de su Red Alegría, complementa los protocolos de quimioterapias, radioterapias, cirugías, procedimientos invasivos necesarios, que se realizan en un niño con cáncer.

¿Cómo?

  • Brindamos Soporte Nutricional, soporte psicológico a las familias, se sufragan resonancias, tomografías, exámenes auxiliares específicos y de ayuda al diagnóstico requeridos, en coordinación estrecha con los médicos tratantes, con el área de Servicio Social de los Hospitales, identificando a los que más requieren de la ayuda y soporte que brinda LINCECI.
  • También participamos en campañas de donación voluntaria de sangre.
  • Administramos nuestro propio albergue La casa de Rodrigo.  Donde se alojan los niños con sus familias en espera de su ingreso al Hospital o cuando son dados de alta y quedan en espera de su próximo esquema de quimioterapia, cirugías, exámenes de control, etc.
  • Generamos y participamos en actividades lúdicas, recreativas, para niños hospitalizados.  Siempre en estrecha relación con las áreas respectivas de cada hospital con los que se interactúa.
  • Sufragamos costes de traslado de niños que provienen de lejos. En ocasiones igual, el retorno de un niño fallecido a su pueblo de procedencia bálsamo para los padres  por el hecho de retornar juntos.

Hemos aprendido que el cáncer infantil es, en general, una carrera de largo aliento. Hemos aprendido a interactuar con entidades del sector salud, a convertirnos en sus aliados estratégicos, a multiplicar los recursos, a celebrar los triunfos, a compartir las derrotas.

Todo en su  conjunto nos envuelve cada vez más de un mundo cotidiano,  un mundo que quisiéramos su existencia negar, pero que a su vez es más humano, que brinda una esperanza, a un llamado al que NO se puede permanecer ajenos, indiferentes.

LINCECI, brinda soporte a niños con cáncer, egoístamente a nosotros nos ayuda a trascender.

Finalmente ante el GRACIAS de una  madre, el abrazo de un padre, ante una batalla ganada, ante un niño curado, como respuesta expresa, sólo la sonrisa esbozada, los ojos húmedos y la palabra articulada. GRACIAS A NOSOTROS NO...

¡GRACIAS A TODAS LAS PERSONAS QUE DETRÁS DE BAMBALINAS, CON SU APORTE, TRABAJO, ESFUERZO PERMITEN NUESTRO ACTUAR, CUAL INSTRUMENTOS SOMOS EN EL TEATRO DE LA VIDA!

 

 

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario