Ser generoso con otras personas beneficia a tu salud física y mental

Gastar o donar dinero y tiempo ayudando a los demás activa áreas cerebrales que te hacen sentirte mucho más feliz

4600 millones de dólares es lo que ha donado el hombre más rico del mundo, Bill Gates. Él junto con el otro super millonario  Warren Buffett, crearon en 2010 la campaña The Giving Pledge (El compromiso de dar, en ingles). La campaña se creó  con el alegato de que los adinerados  deben devolver algo a la sociedad con la que crearon sus riquezas. Ya han convencido a cientos de grandes fortunas,  pero podrían convencer a muchos más si el argumento que dieran fuera mucha más interesado como por ejemplo, que ayudar a los demás beneficia claramente a la propia salud.

el cerebro

La explicación a todo esto  es muy  sencilla: el comportamiento generoso activa la parte del cerebro que responde  a las recompensas emocionales, la consecuencia de esto es que se produce una  gran liberación de dopamina y endorfina. Además a esto se le suma la oxitocina, es un neuropéptico que se produce cuando ayudas a los demás y que actúa reduciendo el estrés. Por lo que neutraliza los efectos dañinos del cortisol, esa hormona atroz que aumenta el colesterol y las enfermedades crónicas como por ejemplo el cáncer. Además la oxitocina ayuda a pararle los pies a  la depresión y la ansiedad.

 

Ser colaborador en una ONG es más beneficioso para tu salud que practicar deporte toda la semana

Colaborar o participar en voluntariados también ayuda a frena el deterioro físico. Un estudio realizado en California (EEUU) reveló que colaborar con una ONG reduce la mortalidad más que si realizaras deporte 4 días a la semana.

personas colaborando con linceci

Otra investigación llevada a cabo por el Instituto Max Planck para el desarrollo humano (Alemania) ha revelado que las personas adultas  que ayudan a los demás viven entre 4 y 7 años más que los que no lo hacen.

Es más beneficioso para la salud de las personas mayores de 65 años ayudar a los demás que recibir ayuda.

Otra investigación del American Journal of Public Health declaró que las personas personas mayores de 65 añosmayores de 65 años les beneficia más a la salud ayudar a otros que recibir la ayuda. Quizás por eso ahora podemos entender en cuanto a bienestar se refiere que se beneficia más quien da que quien recibe…

Cuando ayudas a alguien la temperatura de tu cuerpo aumenta. Por lo que ayudar a otras personas o donar dinero a los que lo necesitan tiene consecuencias directas sobre tu termorregulación. La relación que se produce entre el calor humano y el físico tiene un origen neurocientífico: los dos estímulos activan zonas del estriado ventral y de la ínsula que se solapa. Esto se produce en los dos sentidos, el calor físico que te proporciona tener en la mano una infusión caliente hace que seamos más generosos y amables con el resto de personas, esto es lo que declaró un estudio de la universidad de Yale (EEuu)

Si quieres ser feliz durante una hora, echa una siesta; si quieres ser feliz un día, sal a pescar; si quieres ser feliz un año, hereda una fortuna; si quieres felicidad y salud para toda la vida, ayuda  alguien

 

Historia de Berta

No hay comentarios

Agregar comentario