IMG_20150306_160003528Raúl fue y será siempre en nuestros corazones un niño maravilloso de casi tres añitos. Le conocimos en 2013 cuando coincidimos con su padre en el hospital y le preguntamos sobre su historia. Nos contó como su casa y seres queridos quedaron en Arequipa y padre e hijo mal vivían en un garaje en Lima, minimizando los gastos para que el niño pudiera tener acceso a un tratamiento medianamente adecuado para la leucemia que padecía.
La mamá es profesora y junto a las dos hermanas de Raúl tuvo que quedarse donde vivía para poder seguir ingresando los recursos mínimos que permitieran que el niño fuese asistido en el hospital de Lima, situado a más de 300km de ellas. Separados físicamente, la familia luchaba unida contra la enfermedad.

bonita
LINCECI les procuró alojamiento en el albergue casa Mc Donald con la que está hermanado y consiguió que toda la familia se reuniese. Raúl pudo tener una vida digna, en realidad una vida feliz, al quedar envuelto en un ambiente de amor y cariño a su alrededor.
Meses después, el niño recibió un transplante de médula de una de sus hermanas pero su cuerpito lo rechazó y tras una lucha de emociones, lágrimas y sonrisas, se fue apagando como una velita rodeado del cariño de toda su familia.

Su historia puede parecer muy triste pero no lo es porque sus padres pudieron despedirle con dignidad, IMG_20150325_135505791arropado y lleno de besos. En realidad, en esta historia hay muchas otras sensaciones además de la de pérdida. Es una historia de cariño, fuerza, familia… y agradecimiento.
Gracias a vosotros Raúl tuvo asistencia completa en:

  • Alojamiento (alimentación y techo) para él y toda su familia que pudo despedirse unida.
  • Costes completos del tratamiento (análisis, medicinas, consultas, operación…)

collage1