Nuevo Proyecto de LINCECI: “Los niños invisibles”

Como sabéis, ayudamos a niños y niñas que, además de estar enfermos de cáncer, tienen problemas económicos para costearse un tratamiento.  Al vivir en Perú (lugar sin seguridad social) su país difícilmente podrá hacerse cargo de su situación. Con tu ayuda brindamos la oportunidad de sobrevivir que todo niño merece, viva donde viva y tenga recursos económicos.

Por eso, nos hemos embarcado en un proyecto que nos parece realmente precioso.

Los niños invisibles

Niños sin identidad: Son aquellos niños y niñas sin “una identidad oficial” es decir, sin inscripción de nacimiento por lo que no son reconocidos como miembros de la sociedad y  a ojos de esta no existen.

Otros niños en situación de desamparo: Este proyecto también ayuda a aquellos niños que, aún provistos de nombre, apellidos y/o DNI están totalmente desprotegidos al carecer de un tutor que los asista (ej: huérfanos, abandonados, etc.) y se encuentran solos y sin ningún tipo de ayuda.

Esto significa que:

  • Es muy difícil que tengan acceso a servicios esenciales como la educación, la atención a la salud y la seguridad social
  • Carecen de protección ante situaciones peligrosas y son blanco de abusos y maltrato desde niños.
  • Perder a los progenitores y no contar con familia o amistades que se hagan cargo de ellos hace recaer sobre estos niños y niñas la necesidad de mantenerse por sí mismos y, si además son los hermanos mayores, unas responsabilidades repentinas y obligadas que solo el estado madurativo de un adulto debe tener.
  • Padecer algún tipo de discapacidad física o mental (de nacimiento, por enfermedad o accidente) puede desembocar en el abandono, repudia y/o exclusión del menor, que se convertirá en un niño invisible especialmente vulnerable.

 

El  objetivo del proyecto es el de prevenir enfermedades como el cáncer infantil y mejorar el estado nutricional y de bienestar de la población infantil denominada como niños invisibles.

Buscamos proteger la salud de más de 100 niños que no tienen ni familia ni ayudas públicas (frecuentemente encontrados en la calle) proporcionándoles  el soporte nutricional que necesitan:

  • Alimentación e insumos de primera necesidad.
  • Exámenes de ayuda al diagnóstico (radiografías, resonancias, ecografías, etc.)

 

Si además de ser invisible (no tiene derecho a la salud, alimentación ni educación y al no aparecer en los registros ni estadísticas, su situación ni siquiera es reflejada) el niño tiene alguna discapacidad, su situación es especialmente complicada.

Ya lo estamos haciendo en el Albergue San José Benito Cottolengo en Arequipa, y en el albergue San Anibal Di Francia.

Casa  San José Benito Cottolengo

Esta institución alberga a niños sin hogar que además tienen distintos problemas de salud

mental (psicológicos, neurológicos y psiquiátricos) y física (parálisis cerebral ó de otros órganos, malformaciones, amputaciones, etc.) algunos muy graves que les hace ser dependientes de sus cuidadores.

San Anibal di Francia

En este hogar viven niños con discapacidades físicas y psíquicas, niños abandonados que han sido olvidados por la sociedad y el estado.

 

La labor de LINCECI es prestar servicio para la prevención y  el acompañamiento de los niños en el tratamiento con el diagnóstico de cáncer infantil. Un soporte nutricional oportuno en este grupo, pretende mejorar la  atención alimentaria y nutricional de estos niños, con el objetivo principal de favorecer una alimentación equilibrada y mejorar su estado de salud.

El seguimiento del estado nutricional nos revelara  los cambios que se realizaran a fin de asegurar la meta de una buena nutrición y alimentación.

Con tu ayuda, niños que están solos en el mundo, tendrán garantizada una correcta alimentación, básica para la prevención del cáncer y/o otras enfermedades

Nos parece un proyecto de enorme impacto social. ¿ y a ti?

 

No hay comentarios

Agregar comentario